Antolina Vilaseca e Hilda Zagaglia son dos artistas de fuerte personalidad creativa y larga trayectoria. Sus cajas se convierten en pequeños altares, relicarios o retablos, que nos acercan al barroco y que unen dos ciudades con una fuerte huella jesuítica: Manresa y Alta Gracia (Argentina).

This site is registered on wpml.org as a development site.